Viejo, solo y puto

Viejo, solo y puto
Sinopsis

La obra se instala en el cruce entre dos hermanos que atienden una farmacia, un visitador médico y dos travestis. Historias de derrumbes sentimentales, de amores prohibidos, de mandatos familiares sobre fondo de cumbia en una farmacia de turno en Wilde. Transcurre en una noche, durante la celebración por el título de Doctor en Farmacia y Bioquímica obtenido por el hermano menor.


FESTIVALES NACIONALES E INTERNACIONALES:

Festival Cena Brasil Internacional, Rio de Janeiro, Brasil (2016)
Teatro Solis, Montevideo, Uruguay (2016)
Theatre de La Commune, París, Francia (2015)
Theatre Garonne, Touluse, Francia (2014)
Festival tempotada alta, Girona, España (2014)
Festival De Keuze, Rotterdam, Holanda (2014)
Kunstenfestivaldasarts, Bruselas, Bélgica (2014)
Theatre de la Vignette, Montpellier, Francia (2013)
Festival Novart, Bordeaux, Francia (2013)
Next Festival La Rose des Vents, Lille, Francia (2013)
FIBA Festival Internacional de Buenos Aires (2013)
Festival Internacional del Mercosur, Córdoba (2013)
Festival de Rafaela, Rafaela (2012)
DIJO LA PRENSA:

Osvaldo Quiroga. Suplemento literario Telam
Cuando en el escenario asistimos a un hecho vivo, radical y sin concesiones, la satisfacción que sentimos como espectadores o críticos es tanta que uno siente que pocas veces tiene la oportunidad de instalarse en el corazón del hecho teatral. Y aunque su título parezca provocativo, "Viejo, solo y puto" es un logro dramático de enorme envergadura estética. Y lo es por más de un motivo.

Jorge Dubatti. Tiempo Argentino
Los cinco actores son notables, nadie podría hacer mejor lo que hacen, ya por su adecuación a la ficción y a la poética, por el carácter propositivo de sus personalidades, por su oficio notable: Patricio Aramburu, Marcelo Ferrari, Darío Guersenzvaig, Federico Liss y David Rubinstein.

Mercedes Halfon. Página/12.
Viejo, solo y puto impacta por su radical diferencia con lo que se ve en el teatro hoy. Uno podría preguntarse, a partir de esta obra, sobre los nuevos rumbos del teatro. Por donde está o puede estar lo nuevo. Abre un universo de posibilidades nuevas apelando a algo que es más viejo que las cucarachas en este mundo: el actor, su cuerpo, la potencia de su expresividad para ir más lejos en lo posible, para imaginar.

Paula Boente. Revista Llegás.
Patricio Aramburu, Marcelo Ferrari, Darío Guersenzvaig, Federico Liss y David Rubinstein componen un elenco de lujo, con actuaciones de una crudeza feroz. Boris se apoya de lleno en la propuesta actoral y, así, la progresión textual opera al mínimo; se arma más bien un esquema de intensidades por las que transcurre la obra.

Sol Lebenfisz. Crítica Teatral.
Notable trabajo actoral; cuesta, en el saludo final, dejar de ver a los personajes. La obra toda, narrada en tiempo real, logra transferir al espectador la sensación de decadencia, la violencia que opera dentro y fuera de la farmacia, el mundo inquietante al que pertenecen esos seres. Lo sórdido se combina con cierto patetismo, permitiendo el ingreso de un humor trágico, áspero.

Leandro Ibáñez. Suplemento Soy. Página/12.
El público percibe con una punzada en la boca del estómago la tensión de lo que allí sucede, lo no visto, lo intuido. Y en esta búsqueda es que los cinco protagonistas se llevan todo el crédito.

Mercedes Méndez. Tiempo Argentino.
La gran perla de esta puesta es la dirección de actores y el trabajo de interpretación de los cinco personajes. Todos se hacen cargo de lo que tienen que contar: no sólo por la entrega física y la vulnerabilidad que muestran, sino por la verdad que le ponen a estos seres perdedores. No es nada fácil ponerse en el lugar de personas tan fracasadas y marginadas, que hasta son capaces de perder su dignidad.

Malala González. Funámbulos.
Una atmósfera que oscila entre lo masculino, lo femenino, lo travestido, lo sexual, lo hormonal, lo punzante. Patricio Aramburu, Marcelo Ferrari, Darío Guersenzvaig, Federico Liss y David Rubinstein, arriesgan con solidez la corporalidad de los roles adquiridos y son capaces de recrearnos los mundos personales de los que provienen, respectivamente.

María Daniela Yaccar. Revista NAN.
Viejo, solo y puto es pura intensidad: un poco de telenovela, un poco de Policías en acción y hasta un poco de Almodóvar en el estilo de los personajes dan lugar a una de las ficciones con más impronta de la cartelera porteña.

Telam.
Ese delicado e imposible equilibrio en que el cuerpo, el erotismo y el deseo se torna en una constante erupción de violencia, insostenible, trágica, pero tampoco final, hace de esta historia un bucle sórdido y perverso.

Larisa Rivarola. A sala llena.
El desempeño de los cinco actores evidencia un respeto y un interés por el trabajo del actor, las formas de actuación, la construcción de personajes; y a la vez por la dirección de actores. Sergio Boris valora el cuerpo, la mirada, la respiración, el gesto y los tiempos muertos que cargan el clima de violencia y dolor.

Julia Laurent. Puesta en escena.
La obra interpela desde el comienzo al espectador, que ya perturbado, sabe que todo aquello es realismo posible, que no tan lejos existe ese universo tan sórdido y concreto capaz de arrojar su certeza a la basura.

Lucas Lagré. Revista Montaje Decadente.
Una estética que explota lo patético de los seres que evoca, construye una pieza ágil y con momentos de excelente comicidad. Elige tomar distancia de ciertos lugares comunes y no juzgar el universo que presenta, sino más bien develarlo en toda su complejidad.

Brenda Garrido. Revista Veintitrés.
Un recorte de una facción inadvertida en la cara de la sociedad del “remedio sexual” y de los prospectos amistosos a corto plazo, con algunos tintes de abstracción cruda y pensamiento desencajado.

PREMIOS:

TEATRO XXI (GETEA):
Mejor Director: Sergio Boris. Mejor Actor: David Rubinstein. Mejor Espacialización: Gabriela A. Fernández.
La obra también ha sido destacada por los Premios Teatros del Mundo 2012 en los siguientes rubros:
Dirección (Sergio Boris) - Actor (Patricio Aramburu) - Iluminación (Matías Sendón) - Escenografía (Gabriela A. Fernández)


*Los cupos para el descuento de Club La Nación para esta obra son limitados y se consiguen únicamente pagando en efectivo en la boletería del teatro.
*La función comienza puntual. Recomendamos llegar 30 minutos antes del horario de comienzo anunciado.
*No se puede ingresar a la sala una vez comenzada la función.
*Las reservas caducan 30 minutos antes del horario anunciado de función.
*Timbre 4 cuenta con 2 salas: Sala Boedo y Sala México. Por favor, consulte a personal del teatro en cuál se realiza la función.
*La boletería de las dos salas se encuentra en México 3554.
*Evitá la fila en boletería: Comprá tu entrada online, imprimí el comprobante o mostrá la confirmación de compra en la pantalla de tu celular y pasá directo a tu butaca.
*Que lo disfrutes! El teatro hace bien.

Ficha Técnica

Actúan: Marcelo Ferrari, Darío Guersenzvaig, Federico Liss, David Rubinstein, Damián Smajo
Vestuario: Gabriela A. Fernández
Escenografía: Gabriela A. Fernández
Iluminación: Matías Sendón
Diseño sonoro: Fernando Tur
Fotografía: Brenda Bianco
Diseño gráfico: Brenda Bianco
Asistencia artística: Adrián Silver
Asesoramiento de maquillaje: Gabry Romero
Asistencia de escenografía:Estefanía Bonessa
Asistencia de vestuario: Estefanía Bonessa
Prensa: Daniel Franco, Paula Sminkin
Producción: David Rubinstein
Dirección: Sergio Boris

Más mirás, menos pagás

¡Elegí tus entradas para 3 obras diferentes por sólo $600! Conseguí tu PACK 3x600 TIMBRE4 acá

Esta obra no se encuentra en cartel.